Control Urbano, un asunto pendiente que requiere fortalecimiento Institucional

¿Cómo hizo control político el Concejo Distrital de Cartagena en control urbano?

Control Urbano ha sido tema de debate en Cartagena desde hace varios años. El Observatorio al Concejo de Cartagena evidencia, a través de sus bitácoras, que por lo menos desde el año 2014 la Corporación ha solicitado a la Alcaldía de Cartagena ajustes Institucionales para volver efectivo el control y romper la cadena de corrupción.

Entre el 2014 y el 2017 en el Concejo Distrital de Cartagena se realizaron trece debates de control político en materia de control urbano. A continuación, se presenta un consolidado de los más representativos.

 

2014: ¿Alcaldes menores o Curadurías?
Entre los debates realizados en el 2014 se destaca uno precedido por los concejales David Dáger (Liberal) y David Múnera (Polo) el 17 de junio, a través del cual se buscó conocer el estado de la obra Centro Comercial San Lázaro, ubicada frente al Castillo de San Felipe. El concejal Dáger manifestó la necesidad de contar con Curadores Urbanos fijos en la ciudad y no encargados. Además, se concluyó que el Distrito debía sentar un precedente para quienes se extralimitaran con las licencias o permisos de construcción otorgados en la ciudad.

El 2 de julio de 2014 el concejal David Múnera (Polo) realizó otro debate para conocer la situación del concurso de selección de curadores urbanos, dado que desde el año 2012 quienes estaban a cargo eran curadores encargados. Para el concejal se evidenciaba ineficiencia en el proceso pese a la magnitud de las responsabilidades y funciones de los curadores. Por su lado, el concejal Pión expresó que los vacíos en la normatividad distrital eran los que permitían la arbitrariedad al otorgar licencias de construcción.

El 3 de julio de 2014, en un debate que buscaba despejar inquietudes sobre algunas licencias de construcción otorgadas y otros temas, los alcaldes locales manifestaron no tener facultades para la concesión de licencias de construcción, dado que consideraron que era una responsabilidad de las Curadurías Urbanas; ante esto el concejal César Pión expresó que según el decreto 0228 de 2013, los Alcaldes Menores debían vigilar y controlar los procesos contractuales que se llevan a cabo en su localidad.

En el 2015 los 2 debates realizados en materia de control urbano tuvieron que ver con dos construcciones en específico, una en el predio del barrio Manga donde se ubicaban las desaparecidas Empresas Públicas Municipales, y la del antiguo Circo Teatro La Serrezuela. En ambas, la Corporación solicitó que se suspendieran o abstuvieran de seguir las obras.
 
2016: desarticulación institucional
El 23 de junio de 2016 el concejal César Pión (La U) lideró un debate sobre varias problemáticas del barrio Manga, entre esas, construcciones que afectaban a la comunidad. A la hora de rendir cuentas sobre el asunto, los funcionarios públicos citados respondieron de la siguiente manera:

  • El Director del DATT admitió que existen falencias en la expedición de las licencias de construcción.
  • El curador urbano 1 aclaró que los estudios de impacto para los proyectos de construcción son un requisito posterior a la expedición de la licencia, por lo que su despacho solo se ocupa de verificar que los documentos presentados por el solicitante cumplan con lo establecido en la ley y el POT.
  • La directora de Control Urbano, adujo que estas facultades le fueron trasladadas a las alcaldías locales, y que la función de la oficina de control urbano solo se limitaba a estudiar trimestralmente, en un comité consultivo, la legalidad y conveniencia de estas licencias.
Luego, el 29 de junio de 2016, el concejal César Pión (La U) realizó un debate para discutir sobre las licencias de construcción que se habían otorgado en el distrito y el uso del espacio público. Concluyó que las respuestas de los funcionarios evidenciaban una desarticulación institucional que permitía abusos por parte de particulares que violan lo estipulado en el POT, y un crecimiento desordenado de la ciudad.

Cerró el debate con una proposición mediante la cual le solicitó al Procurador, Fiscal y Contralor General de la Nación, que intervinieran de manera directa en las investigaciones de licencias expedidas en Cartagena y que posiblemente afectaban el cono visual de importantes monumentos de la ciudad.
 
2017: la tragedia de Blas de Leso
En lo que respecta al año 2017, la Corporación se pronunció sobre la construcción de un complejo de 30 pisos para viviendas de interés social que se viene adelantando en el Paseo Bolívar a pocos metros del Castillo San Felipe, y anunció un debate sobre el particular que continúa pendiente, a la fecha.

Posteriormente, y ante la tragedia ocurrida por el derrumbe del Edificio Portal de Blas de Leso II, el cabildo debatió el 29 de junio sobre la situación de control urbano. El Secretario de Planeación anunció la puesta en marcha de cuatro estrategias para fortalecerlo:

  1. Implementación de una plataforma virtual a la que cualquier ciudadano tendrá acceso para verificar cuáles construcciones cuentan con licencias o el estado de las mismas.
  2. Creación de un cuerpo élite para el acompañamiento de control urbano con el fin de realizar brigadas con equipos técnicos capacitados que generen informes.
  3. Realización de un diagnóstico patológico para la revisión de edificaciones y de esta manera evaluar su capacidad de soporte y vulnerabilidad sísmica.
  4. Creación de la figura de “defensores urbanos barriales”.
El director de Control Urbano indicó que, a partir de la entrada en vigencia del nuevo Código de Policía, la competencia sancionatoria de vigilancia y control de las obras corresponden a los inspectores de policía.

Una de las sugerencias presentadas en este debate, fue dada por el concejal Rafael Meza (Conservador) quien manifestó que es difícil que las inspecciones de policía sean entidades más eficientes en sus condiciones actuales, por lo que es necesario tener pendiente en el estudio del presupuesto distrital del próximo año, apropiaciones para dotar estas instancias. Asimismo, propuso la creación de 4 inspecciones más que se especialicen en el tema urbanístico.

Funcicar se pronuncia
“Ni los doce debates de control político realizados por el Concejo Distrital, desde el 2014, ni la proposición solicitando intervención de los Entes de control, pudieron evitar el descontrol urbano y así impedir la tragedia Portal de Blas de lezo II. Los Concejales y los funcionarios citados, de esta y de la anterior administración, reiteraban que había vacíos, en la norma y competencias, de instancias responsables del control urbano. Los debates no tuvieron respuesta efectiva por parte de las administraciones.
Esperamos que los jueves emitan unas penas acordes a la magnitud de los acontecimientos porque estamos hablando de 21 vidas humanas las que perecieron. Y que la Superintendencia logre regular de manera más efectiva la actividad comercial de las Constructoras.
No podemos dejar de estar atentos a los resultados de las investigaciones que adelante la Procuraduría General de la Nación, para exigir que se cumplan las respectivas sanciones y el resarcimiento a las víctimas, además es necesario que la ciudadanía conozca y se apropie de una ruta de control urbano para que todos velemos por su cumplimiento”.

Carolina Calderón Guillot, Directora de Funcicar.

blog comments powered by Disqus