Responsabilidad social empresarial

La responsabilidad social de nuestras instituciones, empresas y organizaciones socias está concebida como la oportunidad de contribuir con los más altos propósitos de la sociedad, desde una perspectiva en que el desarrollo y la superación de la pobreza, la exclusión, la inequidad y el fortalecimiento de la democracia se convierten en una tarea colectiva.

No se trata sólo de proporcionar más fondos, materiales o servicios a los “menos favorecidos” sino lograr que éstos superen los sentimientos de dependencia y asuman actitudes de confianza y responsabilidad ciudadana.

La tarea es entonces asumir con mayor decisión el objetivo de crear tejido social, movilización y visión compartida de ciudad, y ampliar las condiciones de gobernabilidad futura para la ciudad.

Para avanzar en esta dirección, en necesario invertir en el mayor activo de cualquier territorio: en ciudadanos y en organizaciones que progresivamente se interesen y participen más en los asuntos públicos y contribuyan a un gobierno local más efectivo, más transparente y con mayores niveles de credibilidad y confianza.

Creemos que con nuestro enfoque hemos logrado que ciudadanos y organizaciones comunitarias de visibilicen como activo social, y con nuestras acciones construimos oportunidades para formar ciudadanos proactivos y responsables con el potencial de ser motores de participación cívica y formadores de capital social.

Por ello en FUNCICAR la responsabilidad social no solo es la expresión de solidaridad, es la actitud y la práctica que asume el sector empresarial en su conjunto para responder frente a la sociedad por las consecuencias de sus acciones, pero aún más, es el interés por construir una ciudad que sea democrática, justa y equitativa, donde se privilegie el desarrollo sostenible y se trabaje en beneficio de quienes menos tienen.